Solicito tu permiso para obtener datos estadísticos de tu navegación en mi web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continuas navegando considero que aceptas el uso de cookies. OK | Más información

La naturaleza salvaje fluye bajo mis pies. El riachuelo helado que baja de las altas cumbres del Pirineo refresca mi piel cansada. Y manda energía allí donde se requiere. El tobillo izquierdo, un esguince que no termina de curarse.

Es la forma que tiene el cuerpo de comunicarse conmigo y decirme que pare un poco. Y yo escucho esa voz interior que algunos llaman intuición, y relajo el ritmo,  respiro profundamente, y siento el universo que me rodea.

Las montañas están y estarán ahí siempre. Escalarlas no puede ser lo único en lo que uno piense.

Mientras el agua masajea mi piel y juego con los graciosos renacuajos que crecen contra corriente. Reflexiono sobre la vida y cuanto en ella vivimos. La vida que fluye como este río y suceden tantas cosas. Y el agua que ansia fluir y no estancarse. Como yo que adoro la incertidumbre, el constante cambio, la libertad. Soy como el agua vibrante de un riachuelo de montaña, siempre en movimiento.

Y de escuchar y escucharte se trata el juego. Corriendo no se llega a ningún sitio. La clave es fluir suavemente, dejando frescura y vida allá por donde pases.

Hoy elijo descansar y que mejor lugar que este valle del Pirineo al pie de las montañas. ¿Cuantas veces estando en la cumbre no ansias, al mirar hacia abajo, beberte el agua entera del riachuelo, bañarte en ella, convertirte tu mismo en ese agua?

Hoy desde este lugar privilegiado y tranquilo, donde solo se oye el rugido del río chocando con las rocas, soñaré con las grandes cimas del mundo.

Los eternos antagonistas, desear lo que no se tiene.

En medio de un periplo pirenaico.

Después de la ascensión al Midi D´ossau por la arista del Petit Pic al Gran Pic. Una gran travesía en botas, mezcla de largo pateo con tramos de escalada sencilla, cuerda corta y ensamble. Al día siguiente escalamos la esbelta aguja de Portalet + música Africana en los conciertos del Piri Sur en Sallent de Gallego.

 Y cambio de valle, rumbo a Ansó, hace años descubrí este Valle con la bella vía Camile. En esta ocasión toca otra bonita clásica, la vía Esminu. Que disfruto escalando en libre y que gracias a la suerte, en los pares y nones, me tocan los largos más guapos.

Pero al bajar alegremente por las pedreras, el tobillo se resiente. A finales de Agosto, el calendario que no deja de avanzar, me llevará a Peña Santa y el Naranjo de Bulnes con el equipo femenino, así que ahora toca descansar.

El lago de Yesa, el mar de los Pirineos, es el lugar ideal para este propósito. En mis manos sostengo el libro “Memorias de África, sombras en la hierba”, leo sus últimas páginas y viajo hasta allí. ¿Sueño o estoy despierta?  Cuando el cielo se llena de estrellas, en la noche fresca y clara, confundo sapos con leones entre las altas hierbas navarras. La energía del inmenso lago me transporta hasta los desiertos africanos.

Camino descalza por esta tierra cuarteada y grisácea, me embadurno del barro para protegerme del sol y de mi misma. Me camuflo, como un Masai Mara, para curar mi cuerpo y mi mente. Nado largo y tendido por estas aguas verde azuladas, mientras el sol abrasador del medio día dora todas las cosas. La tierra de yeso humea en este oasis y espejismos aparecen ante mi como visiones. Cebras, jirafas y elefantes se acercan en estampida y el hermoso Monte Kenia emerge de la calima. Cierro los ojos, pierdo la gravedad, floto y sueño en otras vidas posibles. En tener una granja en África y en bailar en una Ngoma.

Hasta mi sombra se vuelve africana

“Tengo la gran suerte de soñar siempre que duermo. A veces siento tener la cuarta dimensión a mi alcance. Vuelo, en sueños, a cualquier altura, me zambullo en insondables aguas verde botella. Es un mundo ingrávido. Su misma atmósfera es gozo.

Porque en el sueño hemos roto nuestro vasallaje a las fuerzas organizadoras del mundo. Nos rendimos a la Conciencia Universal y juramos lealtad a las fuerzas salvajes, incalculables y creadoras, a la imaginación del Universo. Esas fuerzas libres nos han hecho libres como los vientos de las montañas”.

“Memorias de África, sombras en la hierba”.

Karen Christentze Blixen.  

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: